CAOS Y TEMPERATURAS DE INFARTO EN LAS OFICINAS DE LA DGP

El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo regula las condiciones medioambientales en las que se debe encontrar una oficina para su correcto funcionamiento. En su texto sobre Ambiente Térmico, cita que la temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares deberá estar comprendida entre 17°C y 27°C.

Pues bien, en los últimos días hemos asistido al cierre de la Comisaría de Policía Nacional situada en el intercambiador de transportes de Sol (con Metro y Cercanías) porque las altas temperaturas que se registran en las instalaciones, sobre todo, en verano, les impiden trabajar en buenas condiciones.

Además, ayer mismo CCOO, junto con el resto de sindicatos, hemos sido testigos de cómo los servicios de prevención de riesgos laborales elaboraban un informe de medición de temperaturas en la Comisaría de la Calle Luna, marcando el termómetro una temperatura de casi 32 grados centígrados. Y hoy hemos solicitado la paralización de la actividad del equipo del dni de esta Comisaría por riesgo para la salud de los trabajadores, y hemos registrado un escrito con esta petición dirigida a la presidenta del comité de salud laboral de la JSP de Madrid, los sindicatos presentes. A estas incidencias, se suman la Oficina de Procedimientos Especiales, en Tetuán, adscrita a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, que lleva meses con el servicio de refrigeración estropeado, la Oficina de Policía Judicial de Canillas, con un problema en su sistema de aire acondicionado, y así un suma y sigue numeroso que se da cada verano y, si apuramos, en cada cambio de estación con el paso del frío al calor y viceversa.

Los servicios de riesgos laborales de la DGP aluden a los lentos procesos de aprobación de presupuestos para acometer obras, reformas o la reparación de las distintas averías, así como a la falta de liquidez inmediata en las arcas que dejan a ciudadanos y a trabajadores en unas condiciones lamentables a las puertas de una temprana ola de calor que hace de las oficinas más una sauna que un servicio público.

Mientras tanto, con los mismos presupuestos, hemos podido ver como este año se inauguraba en el Ministerio del Interior un vestuario de uso exclusivo para puestos de la dirección, con todo lujo de servicios para el disfrute de tan sólo unos pocos.

Desde CCOO, exigimos que se pongan a disposición de todas las oficinas con problemas para mantener una temperatura adecuada, todos los medios de los que el Ministerio disponga. De forma inmediata y sin dilación. Esperemos que este verano, aparte de hacer frente a las altas temperaturas, no tengamos también que soportar la desvergüenza de quienes gestionan y, más bien, despilfarran los recursos que pagamos entre todos.

La presidenta del comité de salud laboral de Madrid, nos asegura que si esta misma tarde no llegan los equipos portátiles de aire acondicionado cerrará el equipo de expedición del DNI de la calle Luna.

Anuncios