COMITÉ NACIONAL DE RIESGOS–DGP

CUESTA ABAJO Y SIN FRENOS EN EL COMITÉ NACIONAL DE RIESGOS DE LA DGP

 

El martes 12 de junio se celebró la reunión semestral del Comité Nacional de Riesgos Laborales en la DGP.

 

Desde la sección sindical de CCOO en el Ministerio del Interior sospechamos que nos encaminamos hacia un tiempo aún más duro en cuestión de Riesgos Laborales en la DGP. La primera muestra es que después de que el anterior responsable siempre hiciera un hueco para asistir, el ahora responsable de la Jefatura de Recursos Humanos y Formación se excusa y no va, delegando en su segundo, el responsable de la División de Personal. Eso sí es una declaración de intenciones.

 

Sospechamos que ante los recientes cambios políticos los responsables policiales estén más ocupados en el movimiento de sillas que en tomar decisiones claras para el bien de todos los trabajadores.

 

Sin ir más lejos, desde CCOO nuevamente solicitamos que se dotara del servicio de seguridad en tres equipos de DNI que tenemos conocimiento que desde hace mucho tiempo no lo tiene como son los de la Jefatura de Toledo, Lonzas en A Coruña y Moratín en Madrid. La respuesta es tan paternalista como indignante: “ningún responsable quiere un mal para sus trabajadores”, ”se hace lo que se puede con los servicios que se tienen”. Desde CCOO se advierte que se está incumpliendo un protocolo firmado por el Director General de la Policía. Todas las comisarías de España tienen problemas de personal (tanto policial como no policial) en sus plantillas y hay responsables de dependencias que con las mismas dificultades (o incluso más) que esos mismos tres mencionados anteriormente cumplen su obligación en dotar de seguridad en los equipos del DNI.

 

Solicitamos también la recuperación de los cursos que desde siempre tanto éxito han tenido de riesgos laborales. En años anteriores se llegaron a formar a 306 alumnos. En el año anterior se formaron a 22. Desde la dirección, por no haber, no hubo ni autocrítica, sin mencionarlo ya sabemos todos a quien se echó la culpa.

 

Esperemos por el bien de todo que en breve se produzca un cambio de rumbo pues en esta cuesta, y sin nadie que quiera tomar decisiones, las conclusiones no son halagüeñas.

 

 

Anuncios